Trabajo Preventivo: Hombro

En la línea de las anteriores entradas seguimos con el trabajo físico a realizar con nuestros jugadores, centrando nuestra atención en el trabajo preventivo para la articulación del hombro, tan importante para nuestros deportistas por la gran cantidad de esfuerzos a le que se somete debido a las peculiaridades de nuestro deporte. Para la entrada contamos con la colaboración de la Fisioterapeuta de la Selección Española Esther Esteban. Gracias de antemano por su colaboración desinteresada.

El hombro en el jugador de voleibol es una articulación implicada en todos los gestos técnicos de nuestro deporte por lo que recibe y transmite impactos en cada sesión de entrenamiento, los gestos en los que se ve implicada son:

  • En la Recepción – Defensa: la articulación glenohumeral (GH) parte de una antepulsión bilateral y de una báscula lateral de la escápula para crear una plataforma firme que permita orientar el balón en el momento del contacto.
  • Caída – Plancha: Momento de mayor stress por la menor estabilidad de la articulación por encontrarse en estiramiento máximo del brazo.
  • Bloqueo: Posición cercana a la máxima flexión GH en la que lo más importante es estabilizar la articulación.
  • Ataque – Saque: Causa uniformes y repetitivos impactos en el complejo articular del hombro.

Hombro

Debido a las exigencias de la técnica identificamos adaptaciones del hombro en el jugador de voleibol; rasgos comunes, tanto musculares como capsulares. Es un deporte unilateral que provoca diferencias evidentes entre hombro dominante y no dominante. En la extremidad superior dominante aparece un hombro descendido (depresión GH), estrechamiento del espacio subacromial, escápula lateralizada y acortamiento de la cápsula posterior generando una disminución de movilidad de la rotación interna. Los rotadores internos del brazo dominante son más fuertes que los del lado no dominante, en movimientos concéntricos y excéntricos. Los rotadores externos en el brazo dominante en movimiento excéntrico (bajas velocidades) son más débiles que los del brazo no dominante. El uso repetido de una determinada estructura desequilibra y conlleva a que la zona sea más susceptible de padecer lesión

La escápula tiene un papel destacado en los movimientos que implican lanzamientos y golpeos. Su participación facilita que el mecanismo, la biomecánica y funcionalidad del hombro se comporten correctamente proporcionando una base estable a la articulación GH y reduciendo el estrés sobre la cápsula articular. Eleva el acromion en el movimiento de abducción manteniendo uniforme el espacio subacromial.

La escápula actúa de pivote para mantener una correcta relación entre el húmero y la glenoides. Para conseguirlo la escápula debe posicionarse con anticipación a los movimientos de hombro y brazo. Igualmente equilibra la tensión – relajación de la musculatura periarticular, permitiendo que trabaje eficientemente y así reducir las consecuencias de la sobresolicitación.

movilidad escapular

Para evitar la aparición de lesiones (inestabilidades, síndromes compresivos…) es necesario realizar una correcta pauta de ejercicios que nos permitan entrar en calor mientras preparamos la articulación para el esfuerzo al que se someterá posteriormente.

Trabajar con elásticos nos facilita mucho el calentamiento del hombro si realizamos correctamente los ejercicios planteados ya que permiten realizar un movimiento lento y controlado sin dolor. Para trabajar con elásticos la goma tiene que tener la resistencia suficiente para calentar la musculatura sin sobrepasar el cansancio. La clave para un buen trabajo es iniciar con la goma poco tensa y aumentar progresivamente la tensión con el movimiento.

bandasTheraband

Se recomienda mantener la espalda recta, en buena postura, con ombligo hacia dentro para activar el músculo transverso del abdomen, rodillas en relajadas en semiflexión y preferiblemente realizar el ejercicio de más intensidad en espiración.

Una vez en la pista de entrenamiento debemos progresar desde la movilidad articular inicial para calentar las estructuras implicadas, continuando con lanzamientos, golpeo desde el suelo, golpeo con salto y finalmente, el momento de máxima intensidad, golpeo durante la competición. Buscamos un protocolo que se ajuste a las necesidades de cada jugador controlando la fuerza, el movimiento, para que vaya aumentando progresivamente la confianza en el gesto y podamos aumentar el número, la distancia y la fuerza de los golpeos. La clave en la prevención de lesiones está en controlar el número de lanzamientos – golpeos.

Estamos preparando un vídeo con una rutina de calentamiento con gomas para que podáis practicar con vuestros jugadores, pero lo dejamos para la siguiente entrada, con esta os invitamos a proponer ejercicios que ya realicéis y que hayáis comprobado su utilidad.

Muchas gracias a todos, animaros a seguir compartiendo conocimiento para mejorar vuestra calidad como entrenadores y, a la postre, mejorar con ello la calidad de nuestros jugadores y equipos.

OJO!: Añadimos a la entrada un artículo muy interesante sobre trabajo preventivo de hombro en lanzadores y que aplicamos en nuestros entrenamientos: Theraband in a functional diagonal pattern

Esther Esteban – Fisioterapeuta de la Selección Nacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s