Músculo y Tendón(3)

Muy buenas a todos de nuevo. Una semana más nos encontramos en este espacio para compartir conocimientos y experiencias con todos vosotros y profundizar en los mecanismos del entrenamiento de fuerza. En este Post profundizaremos en los elementos corporales encargados del desarrollo de la fuerza para poder aplicar nuestros métodos y procedimientos de trabajo en las sesiones de entrenamiento.

Para comenzar no nos queda otra opción que estudiar, analizar y entender cómo se generan los mecanismos de producción de fuerza en nuestro organismo para, a partir de esta comprensión, desarrollar los procedimientos, métodos y contenidos más adecuados para el correcto desarrollo de las sesiones de entrenamiento (o parte de las mismas) que vayan dirigidas hacia la mejora de los niveles de fuerza de nuestros deportistas.

De una forma muy básica y esquemática podríamos resumir que es nuestro aparato locomotor o sistema musculoesquelético el que nos permite interactuar con el medio que nos rodea mediante el movimiento. El mismo está formado por:

  • Sistema Osteoarticular: que a mi modo de entender constituye la parte “pasiva” ya que no podemos trabajar sobre la misma (salvo en caso de recuperación de lesión en la que será la parte inicialmente prioritaria) y la constituyen los huesos, las articulaciones y los ligamentos.
  • Sistema Muscular: o parte “activa” y sobre la que deberemos incidir en nuestros entrenamientos de fuerza y está formada por los músculos y los tendones.

Tendones del Bíceps

Ahora bien, ¿qué es un músculo, cuál es su función principal y como se comporta ante diferentes estímulos?, ¿qué es un tendón, cuál es su función principal y como se comporta ante diferentes estímulos? y ¿cuál es la principal relación que guardan entre ellos?

El músculo es la unidad funcional integrada por un conjunto de fibras musculares con unas características muy especiales al ser:

  • Excitables, ya que pueden responder a estímulos,
  • Contráctiles, al ser capaces de acortarse poderosamente,
  • Extensibles, al ser capaces de elongarse y
  • Elásticas, al recuperar su longitud de reposo después del estiramiento.

Sus funciones principales son:

  1. Trabaja con los huesos del sistema esquelético para producir el movimiento.
  2. Proporcionan estabilidad al organismo (equilibrio) muscular.
  3. Generan calor, regulando la temperatura corporal.

Ahora bien, los músculos están unidos a los huesos por los tendones, que nos son más (ni menos) que el tejido conectivo fibroso que une el vientre muscular a los segmentos óseos correspondientes . Por lo tanto, cuando el músculo se acorta, tira del tendón tensionándolo y generando el movimiento del hueso, es decir, que las funciones principales de los tendones son:

  1. Transmitir la fuerza muscular hacia los segmentos óseos para producir el movimiento.
  2. Unir estructuras músculo-esquelético y
  3. Mantener estables a las mismas.

Tras todo lo visto, podemos fácilmente deducir la gran relación de dependencia que guardan entre sí estas dos estructuras de tal forma que el “fortalecimiento” o la “debilidad” en una de ellas, lo será consecuentemente en la otra. Es decir, no existirán tendones fuertes sin músculos fuertes y viceversa.

Ivan Miljkovic

Ahora bien, en esta relación de estructuras la parte más “elástica” es el músculo y la parte más “rígida” es el tendón por lo que la capacidad de las mismas para soportare cargas máximas (o submáximas) será diferente, y si las mismas se aplican de forma continuada y las estructuras no están lo suficientemente fortalecidas aparecerán las lesiones y ¿dónde lo harán?, pues en la estructura más débil, en forma de tendinopatías.

Y no debemos olvidar, como vimos en la anterior entrada, que la aplicación de Fuerza Rápida conlleva el alcanzar picos de fuerza muy elevada en muy poco tiempo a través de acciones explosivas que incidirán de forma directa en los tendones por lo que, antes de realizar ejercicios explosivos, deberemos hacer un buen trabajo de fortalecimiento de estructuras para evitar la aparición de lesiones por la ejecución continuada de los movimientos a la máxima velocidad. Es como si pretendemos construir un edificio sin empezar por unos buenos cimientos.

En nuestro deporte el ejemplo sería cuando realizamos gran cantidad de saltos o golpeos, (cargas submáximas ejecutadas a la máxima velocidad) de forma continuada (en nuestros entrenamientos) y nuestros deportistas comienzan a sentir dolor en los tendones (rotuliano o tendón largo del bíceps): Sus estructura (músculo/tendón) no están lo suficientemente fortalecidas para soportar esa carga de trabajo.

Giva Spiking

Ahora bien, ¿cómo hacemos para fortalecer esta estructura?, ¿qué tipo de ejercicios inciden más sobre el fortalecimiento en los tendones?, ¿indicen de forma desigual los diferentes tipos de contracción muscular en la estructura músculo/tendón?… todo esto y mucho más en una próxima entrada.

Como siempre, si te ha resultado de interés te pediría que ayudaras a su difusión por tus redes sociales. Seguro que entre todos podemos sumar mucho más.

A la espera quedo de vuestros comentarios.

Salud y buen voleibol.

César

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s