Comunicación(5): Ataque

Muy buenas a todos de nuevo, una semana más nos volvemos a encontrar por Volley4all para seguir compartiendo contenidos de entrenamiento que inviten al debate y reflexión. En esta ocasión seguiremos desarrollando el sistema de comunicación para conseguir una mejor eficacia en la gestión de nuestro ataque desde la labor del entrenador en cuanto al diseño y organización de ejercicios con los que ofrecer a nuestros jugadores situaciones de juego que les obliguen a utilizar las Llamadas de Ataque tal y como han sido expuestas en las anteriores entradas sobre comunicación.

Desde el punto de vista del entrenador, tan importante es el conocimiento teórico de los elementos del juego (técnicos, tácticos, sistemas de juego, roles, preparación física, entrenamiento mental, …) como su capacidad para diseñar tareas que estén adaptadas al nivel de juego de su equipo (y su desarrollo evolutivo), mediante las cuales los jugadores desarrollen habilidades que les permitan mejorar en su juego, desde lo individual hasta lo colectivo. De la buena organización de estas tareas y de su correcto diseño dependerá, en parte, que nuestro equipo evolucione y mejore.

Ahora bien, esta organización y diseño no son sencillos de llevar a cabo de una forma óptima. De nada sirve “copiar” ejercicios de entrenamientos si desconocemos los objetivos que persiguen y las normas internas de su funcionamiento (algunas veces mucho más importantes que la organización del ejercicio en sí). Esto es algo de lo que suelo hablar en los cursos en los que participo como ponente y suelo poner el ejemplo de la elaboración de un plato complicado de alta cocina: podemos conocer la receta por tenerla descrita perfectamente en un libro, podemos tener el peso exacto de cada uno de los ingredientes, podemos disponer de todo el staff necesario para la elaboración del plato, pero el resultado final no será el mismo que el del chef experto, el aprendizaje llegará por cocinar muchas veces el plato, cometiendo errores y aprendiendo de los mismos y alcanzando un resultado final propio que llevará la firma de nuestra propia personalidad. (cada maestrillo tiene su librillo).

Aprendizaje por experiencia

Para esta entrada queremos exponer los principios fundamentales de las tareas que utilizamos para ayudar a desarrollar los sistemas de comunicación en ataque, fomentando el uso de las Llamadas vistas en las anteriores entradas (además de otros objetivos como puedan ser el control de balón, las posiciones defensivas e, incluso, como forma de calentamiento con el balón), lo importante será que os quedéis con lo esencial de los mismos y lo adaptéis en función de vuestros equipos para que, de esta forma, se alcancen los objetivos que os hayáis propuesto.

Lo primero de todo es que los jugadores conozcan alguno de los trazos la “firma” que le queremos poner al equipo (personalidad dentro de la cancha) que, para estos ejercicios será el “proteger” a los colocadores otorgando la responsabilidad de la Llamada a los atacantes de tal forma que si el colocador no escucha ninguna Llamada antes de ejecutar el pase colocación tendrá (obligatoriamente) que enviar el balón al campo contrario de forma directa ya que ninguno de sus atacantes está en disposición de atacar. Esta “norma” será aplicada a todas las situaciones de entrenamiento en las que los atacante sean los responsables de “pedir” el ataque mediante la Llamada, tal y como explicamos en la anterior entrada.

Estos ejercicios nos justa utilizarlos como parte del calentamiento específico de ataque y, con ellos, además del objetivo principal del desarrollo del sistema de comunicación, buscaremos mejorar:

  1. las incorporaciones de ataque desde cada una de las posiciones del campo,
  2. el control del balón en los golpeos de ataque,
  3. las relaciones defensivas de los jugadores,
  4. la precisión en el pase colocación (no solo por parte de los colocadores).

En cuanto a la organización de las tareas, nos gusta, de forma general, utilizar situaciones de Juego Reducido (desde 2 contra 2 hasta el juego real de 6:6) en las que, dependiendo del ejercicio, cada jugador actuará en su puesto especifico o, por el contrario, actuará en todas las posiciones bien como atacante o bien colocador; por último, para el buen desarrollo y el correcto ritmo de ejecución, necesitaremos que el entrenador (o un asistente) ponga el balón en juego desde el lateral del campo (preferiblemente con un ataque sobre alguno de los defensores).

Es esta entrada queremos compartir con vosotros uno de estos ejercicios que, por su sencillez, creemos que puede ser puesto en práctica por un gran número de equipos y con el que desarrollaremos todos los objetivos que hemos explicado anteriormente. En nuestra opinión mucho mejor esto que el realizar 10 minutos de ataque en la red copiando los calentamientos oficiales de los partidos!.

El ejercicio propuesto se basa en un Juego Reducido de 3:3 con ataques de segunda línea (zagueros). Los defensores se sitúan en las zonas 5, 6 y 1 en forma semicircular y no distinguimos roles entre los participantes (todos son atacantes y todos son colocadores). Los ataques se ejecutarán por las zonas: Zaguero5: Llamada “CINCO” y Zaguero1: Llamada “ONE”. El colocador, para cada situación de juego será el jugador posicionado en la zona 1 salvo que éste defienda, momento en el que el jugador de la zona 5 asumirá el rol de colocador (como en una situación de partido en la que coloque el líbero tras la defensa del colocador). Tendremos una fila de jugadores fuera del campo que irán entrando a la defensa en la zona 6 tras cada situación de ataque. El jugador que ejecute el ataque cambiará de campo acudiendo a la fila del campo contrario. Mantendremos la norma de que si el colocador no oye ninguna Llamada, deberá enviar el balón al campo contrario con un free. Todo ello lo podéis ver representado en la siguiente Ficha de Ejercicio:

Ejercicio 3:3 Ataque 5 y 1

Con este tipo de ejercicios estamos fomentando que los jugadores ocupen los espacios de ataque de una forma eficiente ya que, por ejemplo, si el defensor es el jugador de zona 1, el colocador será el de la posición 5 y el jugador de 6 deberá incorporarse al ataque por la zona 5, cambiando su Llamada de ataque!.

Ahora, ¿Se os ocurre alguna variante que enriquezca los objetivos de comunicación que venimos desarrollando? Qué pasaría si introducimos la norma de que si un equipo no consigue atacar (freeball) el equipo contrario puede atacar como si sus jugadores fuesen delanteros, cambian, como no, las Llamadas de Ataque!.

Si tenemos ocasión grabaremos estos ejercicios para facilitar su comprensión e incluso, si alguno ya lo tenéis grabado o lo ponéis en práctica y nos lo queréis mandar, nosotros encantados lo publicaremos en el blog!.

Cómo siempre, si te ha resultado de interés y utilizad os invitamos desde aquí a compartir la entrada por vuestras redes sociales y a comentar todas y cada una de las inquietudes que os surjan a raíz de la misma ya que con la discusión creceremos todos.

Un saludo muy afectuoso a todos!

Salud y buen voleibol.

César

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s